martes, 20 de febrero de 2018

Hoy tocaba el gin tonic de media tarde

Ibiza desde el bar "Calma" (20/2/2018; 19:17h.) / [granuribe50]
Esta era la tarde del gin tonic de media tarde con El Tapir, un habitual de este blog, aunque ahora nos visite menos. No se lo reprochamos: no se pierde mucho. El caso es que, a la hora acordada, pero con un retraso considerable por un mal entendido, el susodicho Tapir nos ha conducido a un bar llamado "Calma", situado frente a Ibiza, un lugar en el que según las guías se suministra uno de los mejores gin tonics de la isla. Pero estaba cerrado, como es habitual durante estos meses. Los ibicencos hibernan en espera de acontecimientos o están en las Bahamas y por las calles no hay nadie a estas horas. Pero el fiasco nos ha permitido tomar la instantánea superior.

Y, como no se estaba en condiciones de renunciar a la ingesta de ese nunca suficientemente ponderado brebaje, se ha tomado la decisión de buscar un lugar próximo, empresa nada fácil porque por allí no pululaba ni Dios. Por suerte, un hotel cercano muy 'guay' (G.U. se ha olvidado de preguntar su nombre) ¡estaba abierto!, y nos ha acogido con su escogido (valga la redundancia) mobiliario de autor: estaba el taburete Barcelona, de Mies van der Rohe, algunos muebles absurdos, batracios diversos y, en la pared, remedos de Warhol no en vano tildados de "fake".

Mientras tanto, en la televisión brillaba como una estrella la insurrecta "fake" de moda, la del sobaquillo, esa que ha decidido culminar en Suiza su revolución anticapitalista. Y, al acabar su intervención vía skype, el partido del Barça, momento en el que se ha decidido clausurar la reunión.

Bien, en ese ambiente tan escogido el gin tonic ha resultado excelente y, por tanto, la conversación...ídem; G.U. está tentado de recomendárselo al maestro Millás, aunque creemos que, viviendo en Madrid, está suficientemente doctorado en este asunto y no necesita para nada de los consejos etílicos de este modesto bloguero.


Oposiciones para trabajar como policía infiltrado

De hacer caso a la novela de Javier Marías, "Berta Isla", en Inglaterra son más cautelosos con esto de los espías. Al marido de Berta lo reclutan allí porque en la universidad de Oxford, donde da cursos, saben de su inteligencia, de sus dotes para los idiomas y para imitar voces y acentos. Se le implica en un asesinato que nunca existió, un fake, y por lo tanto del que no pudo ser autor, y para librarlo de problemas con la justicia se le ofrece trabajo —discretamente— como agente secreto para infiltrarlo, entre otros destinos poco recomendables, nada menos que en el IRA.

Bien, en España somos más transparentes. Nos lo explica Arturo Pérez-Reverte en su columna de XL Semanal, titulada anteayer Infiltrados e infiltradas:

«Se me acaba de caer otro mito, oigan. Uno más. El asunto, esta vez, es que en mi acrisolada ingenuidad tenía la convicción de que infiltrar policías en bandas de atracadores, traficantes, terroristas y gente así, era un asunto que se llevaba en el más absoluto secreto. Estrictamente confidencial, vamos.

El teléfono móvil del superagente Smart
[...] ¿Adivinan ustedes cómo se recluta en España a policías para infiltrarlos entre delincuentes y terroristas? Pues sí, lo han adivinado: mediante convocatorias públicas que además salen en los periódicos. "Interior selecciona a 40 policías para infiltrarlos en grupos criminales", titulaba sin complejos un diario hace un par de semanas. A continuación exponía los criterios de selección –idiomas, pruebas psicotécnicas y psicológicas– y luego, eso es lo más bonito, detallaba en qué iba a consistir la tarea de quienes superasen tales pruebas: identidades falsas, negocios y empresas pantalla, vehículos con matrículas chungas y cosas así. Y para rematar, señalaba objetivos concretos: tráfico de órganos, trata de seres humanos, secuestro, prostitución, narcotráfico, pederastia en Internet, terrorismo y otros palos. Todo un programa de infiltración, como ven. Bien desmenuzado, a fin de que no haya dudas. 

Un alarde admirable de transparencia informativa, para que luego no vayan diciendo que en España no lo sometemos todo a la luz y el escrutinio públicos».

G. U. no les oculta que siempre le hubiera gustado ser detective o, si se le apura, espía, pero esta especie de concurso-oposición (o de oferta pública de empleo) para acceder a ese trabajo de policía infiltrado le pilla ya un poco mayor. No, si ya se lo venimos advirtiendo a ustedes: ese Zoido es un tipo avispado (también lo era su predecesor, Fernández Díaz).


lunes, 19 de febrero de 2018

Un atardecer en San Antonio (sin hooligans)

Isla y faro de sa Conillera desde San Antonio / [granuribe50 (18/2/2018; 19:02h)]
Pescando en San Antonio, frente a sa Conillera
[granuribe50 (18/2/2018)]
Homenaje a la Ley de Costas en San Antonio
[granuribe50 (18/2/2018)]
Puerto de San Antonio / [granuribe50 (18/2/2018)]
Faro de sa Conillera / [granuribe50 (18/2/2018)]

La Mezquita y San Álvaro de Córdoba

Encuentro entre la Catedral y la Mezquita de Córdoba / [Abariltur / granuribe50]

«La inserción de la Catedral fue realizada con tal precisión que su presencia en el interior de la Mezquita constituye una continua sorpresa para quien ama detenerse ante los problemas que gravitaron sobre el trabajo del arquitecto. En la planta no se aprecia el ingenioso modo en que el impresionante hueco de la Catedral niega violentamente la modesta altura de la Mezquita, aumentando así el dramatismo que implica el encuentro de dos arquitecturas tan diferentes. Paradójicamente, la Catedral favorecía la unidad de la Mezquita».

Estos elogios a este monumento espléndido tienen doble valor por quién los hace: Rafael Moneo, uno de los mejores arquitectos españoles, que acaba de publicar un libro en el que habla de este edificio, de la Lonja de Sevilla y del carmen de Rodríguez-Acosta, en Granada.


Ya saben, la Mezquita-Catedral de Córdoba, ese edificio que pretende expropiar Podemos para dedicarlo al culto islámico.



domingo, 18 de febrero de 2018

Un pequeño homenaje a Rull y Turull

A Gran Uribe le cuesta desconectar. Ya le pasaba cuando daba clase. Al empezar las vacaciones estaba recordando a los más pelmazos días y días, hasta que los olvidaba del todo. Y ahora, lleva solo dos días en la isla mágica, y lo que son las cosas: uno cree que se va a evadir un poco y resulta que no consigue quitarse de la cabeza a ciertos personajillos de esos que han emergido con el procés, esa gente tan mediocre que vive (bien) de eso. Pero se ve que crean adicción...

Rull, Turull y Oriol Pujol
A Gran Uribe le pasaba lo mismo que a Lluís Bosch: le costaba mucho distinguir a Rull de Turull. Para G.U. eran una especie de versión de los Guitarrí y Guitarró de la inolvidable "La ciudad de los prodigios", de Eduardo Mendoza, aquellos dos sujetos que iban a Madrit a pedir dinero con ocasión de la Exposición de Universal de Barcelona de 1888. Los recordaba muy vagamente de aquel día en que acompañaron —con gran ceremonia y paso decidido pero aire circunspecto— a Oriol (el  hijo de su venerado jefe, ese al que algunos llaman Pujolone) a declarar al juzgado por el chollete de las ITV, pero no sabía distinguirlos.

Pero ha acabado aclarándose de quién es quién. Turull tiene el aspecto que señala Bosch en el texto adjunto y le encuentra además un aire frailuno que le recuerda mucho al del prior del monasterio de Poblet, un tal Lluc Torcal, el que presentó la conferencia de Junqueras sobre "Física cuántica", de la que ya hablamos en estas páginas. Rull, el de las comidas flatulentas en la cárcel (verbigracia: cocido madrileño), es aquel tipo alto y desgarbado, un poco "geperut", que se ríe mucho (no se sabe de qué) enseñando los dientecitos y que es el único de todos los 'sublevados' que fue a "trabajar" (por llamarlo de alguna manera) a su despacho el día que Fuigdemont se escapó a Bruselas. Por cierto, no sabemos todavía si la viñeta de Tintín que tenía colgada en la pared de su ahora exdespacho era un guiño al espectador o un mensaje en clave.



Pero no despistemos: veamos lo que nos cuenta Lluís Bosch en su entrada titulada Rull y Turull, Dupont y Dupond, Hernández y Fernández:

«Cuando era niño vivía en la ciudad de Barcelona y leía las aventuras de Tintin. En esos libros fascinantes, de autor belga pero de expresión francesa, aparecen dos policías bastante zafios y engreídos que, en francés (como en catalán), se llaman Dupont y Dupond y, en versión castellana, Hernández y Fernández. Me esforcé por encontrar lo que diferenciaba a los dos guindillas, que es cosa muy sutil. Digamos, para resumir, que uno de los dos es algo más zoquete que el otro. Esa es la hipótesis humilde que me hice entonces, de niño.

Ya de mayor, descubrí en la prensa a dos tipos convergentes: Rull y Turull. La similitud cómica de sus apellidos me remitió a los Dupond y Dupont de mi infancia desde el primer instante. Pero el asunto es que jamás fui capaz de distinguir entre Rull y Turull. Cada vez que aprendía a asociar el apellido con la cara correcta, el aprendizaje se me desvanecía poco más tarde y volvía a mis dudas.

En la ciudad en donde habito ahora (la tercera ciudad de Cataluña en número de habitantes), hay una pastelería que se llama "Pastisseria Turull". Es una pastelería muy cara y muy pija. Sabiendo que el señor Puigdemont desciende de familia pastelera, siempre pensé que el diputado convergente Turull era hijo de esta ciudad (¡vaya inferencia la mía!) y, en consecuencia, dejé de comprar pan integral en la pastelería Turull. No vaya a ser que, con el beneficio que les aporto a los pasteleros Turull, me dije yo, le manden dineritos al prófugo en Bélgica. Eso no me lo perdonaría jamás. 

Un día, sin embargo, entré en un supermercado de esta ciudad y me topé con el señor Rull (lacito amarillo in pectore, por supuesto). Así descubrí que mi vecino no es Turull, si no Rull. A Rull, en el supermercado, le comenté algunos asuntos sobre el desastre moral y convivencial que nos legaron los suyos, a todo lo cual él me respondió con un discursito aprendido de memoria, aburrido y ya sabido, con evasivas, sin mirarme a los ojos y con un apretón de manos final perpetrado con una mano fláccida, paliduzca.

Quizás su mano andaba pálida por haber estado unos días en esa prisión en la que, según sus palabras, se come muy mal y dan alimentos flatulentos. Creo que la valoración de Rull sobre su (breve) estancia en una cárcel debería incorporarse al corpus literario de la literatura taleguera, ya que tiene un alto valor simbólico y una profundidad humana digna de elogio en el mundo del arte. El talante flatulento de la dieta carcelaria no había sido comentada jamás hasta hoy por un preso recién excarcelado. Ni la sombra ni la privación ni la disciplina: nada de eso le impresionó al señorito Rull. Solo el mal menú. ¿Cómo debe de ser el menú de Can Brians? [...]

Después de mi encuentro con el diputado Rull pensé que jamás confundiría a Rull con Turull. Pero...¡me equivoqué! Una noche soñé con ambos y me lié de nuevo. Es cierto que Turull tiene un aspecto de batracio verde que Rull no tiene, pero Rull también es algo intrigante en su aspecto y, si uno se fija bien, ambos podrían aparecer como extras en una cinta de serie B que adapte "La sombra sobre Innsmouth", uno de los relatos de H.P. Lovecraft que más me gustan.

En el cuento del genio de Providence (que plagió Albert Sánchez Piñol hace casi dos décadas), unos seres anfibios surgen del mar para reclamar lo que creen que es suyo de forma legítima. Y se emparejan con las mujeres del pueblo pescador para crear una legión de híbridos que, andando el tiempo, les darán el poder.

¡Qué grande es Lovecraft!»

[Supone G.U. que el discursito que le echó Rull a Bosch fue emitido con esa sonrisita de conejo... En fin, no todo el mundo puede fardar de haber cruzado unas palabras con el conseller legítim! Enhorabona, Lluís!]

sábado, 17 de febrero de 2018

viernes, 16 de febrero de 2018

G.U. se va ¡a la isla mágica! (Ibiza)

Algunos asuntos reclaman su atención allí. La próxima... ya desde Ibiza

Lleven a Puchi de copiloto

El tuit de Joan Canadell
[Cada día llevo conmigo en el coche a nuestro President @KRLS. Recomiendo que lo haga más gente sobre todo ahora que se llenará de turistas por el congreso del Mobile. También haría falta tener presentes a los Jordis y a Junqueras. Demostremos que no les olvidamos, están con nosotros cada día].

Comenta el asunto Ramón de España, con su retranca habitual (y no es para menos) en Puchi es mi copiloto:

«En el sector social pro Puchi, hay dos personajes en los que me detendré brevemente, pues han sido noticia (más o menos) durante los últimos días. Uno de ellos se llama Joan Canadell, es el cofundador del CCN (Cercle Català de Negocis) y, cuando va en coche, lleva a Puigdemont de copiloto. Bueno, al auténtico no, pero sí a su efigie, representada por una de esas caretas que se han hecho tan populares últimamente —sencillitas: una cartulina y una goma— y que él ha enganchado al reposa cabezas del asiento del pasajero. No contento con ello, nos anima a todos a hacer lo propio, pues se acerca el Mobile World Congress​ y hay que mostrar a los visitantes internacionales el apoyo popular al prófugo. La cosa entraña sus riesgos, pues puede haber más de uno que piense que los barceloneses se sienten tan solos que son capaces de llevar en el coche la careta de un señor con gafas para darle conversación. [...]

Personalmente, lo de la careta en el coche me parece otra muestra de ese extraño culto a la personalidad que se está trabajando Puchi desde que se vino arriba y se dio a la fuga. Tiene mérito que un tipo tan mediocre y con tan poco carisma se haya hecho con tanta adoración —solo es un periodista subvencionado que llegó a alcalde de Girona y fue señalado por el dedo del Astut—, pero eso es lo que hay.[...]

El segundo devoto de Puigdemont se niega a dar su nombre, y aunque asegura no ser independentista, se ha tatuado su rostro en el culo. Como lo oyen. No sé si Puchi y sus leales lo considerarán un homenaje o una muestra de recochineo. En cualquier caso, con amigos como el que habla con una careta de cartón y el que se tatúa tu jeta en una nalga, ¿para qué necesitas enemigos?»

El tatuaje de Fuigdemont en el trasero, a medio elaborar (aún falta el mocho)
 (Captura de pantalla del vídeo de El Periódico)

Al acabar, una ojeadita en el espejo; un buen trabajo, amigo.

jueves, 15 de febrero de 2018

Falta un relato para comer el coco

El PP instruirá a sus candidatos en “comunicación persuasiva” para “llegar al cerebro del votante”


Es justo lo que con precisión hace el 'neuromarketing' político, algo que también llaman 'neuropolítica'. Por medio de la neurociencia y el uso de alta tecnología se han podido entender los procesos cerebrales y el inconsciente colectivo, así como predecir la influencia del discurso y la publicidad en las campañas políticas y... ¡hay que aprovechar el invento!

En efecto, basado en este conocimiento científico, Consumerlab el laboratorio pionero en Ecuador y uno de los más avanzados de Latinoamérica (en temas de neurociencia) y la firma Profits Consulting Group, han realizado un análisis del cerebro electoral del votante ecuatoriano.

Sigamos. Visto que las encuestas no rulan y que Ciudadanos les está 'comiendo la tostada', el PP ha decidido emprender una campaña,inspirada en los hallazgos realizados en Ecuador. En resumen: instruir a sus candidatos en “comunicación persuasiva” para “llegar al cerebro del votante”, echar mierda sobre el rival y buscar cosas que tengan rédito electoral (p. ej. desenterrar ahora de la "inmersión", que saben que indignará al procesismo).


Nos explica El Independiente:

«El PP ha puesto en marcha su maquinaria electoral para afrontar los comicios locales, autonómicos y europeos del 27 de mayo próximo. Aunque la cita se puede antojar lejana, el partido en el Gobierno necesita recuperar músculo electoral frente a un emergente Ciudadanos que, además, está intentando fichar a alcaldes y concejales populares, amén de los que, a iniciativa propia, llaman a sus puertas.

Para ello, Génova va a poner en marcha unos cursos de formación “dedicados a la excelencia en la gestión municipal, la estrategia electoral, la configuración de equipos de campaña y la comunicación persuasiva para llegar al cerebro del votante” dirigidos a dirigentes del partido, cargos públicos y futuros candidatos, según reza un documento del PP.

Los populares dicen ser conscientes de “la necesidad de explicar de una manera clara y entendible” tanto su gestión política como sus propuestas de futuro, tras el reproche habitual, casi convertido en mantra, de que lo que falla es la comunicación tanto del Gobierno como del partido a la hora de vender los logros de la legislatura».



Es una de las frases de moda: "falta un relato". Seguido del lugar común "el procés ha tenido un relato" (lo cual es cierto, si entendemos por relato una serie de paparruchas) y el PSOE, el PP, etc. "no". Veamos qué c*** es esto del relato. Se lo preguntaba Francesc de Carreras en su artículo titulado El verdadero relato y también Gran Uribe.

«Con frecuencia se dice que falta un relato de España. Confieso que el término relato, tal como ahora se utiliza, me resulta incómodo y hasta antipático. Por supuesto no tanto como empoderamiento, que ya es el colmo. Pero relato, en este nuevo sentido, es un término de moda, útil sobre todo por su imprecisión. Veamos, ¿el relato debe contar la verdad? No, se inventó para no contarla, más exactamente para esconderla. En realidad, el relato sólo debe incluir algunos hechos verdaderos, mezclarlos con otros falsos y, una vez todo agitado a conveniencia, poder concluir con aquello a lo que previamente se pretendía llegar. En literatura el relato es ficción. En el nuevo invento lo sigue siendo».




En fin. Gran Uribe no reclama que para favorecer ese "relato" que quieren imponernos figure que el 155 tome TV3. Pero, al menos, que nos dejen ver en Cataluña la misma TVE que ven en el resto de España (aunque sea mala y manipulada también), cosa que es imposible durante la franja nocturna, con una desconexión para hablar ¡del procés!, por si no tuviéramos ya bastante. Aunque... quizá eso forme parte del "relato".


De banderas y fusiles

Viñeta de El Roto (15/2/2018)

Leyendo a Chaves Nogales

Tras los arrolladores acontecimientos producidos por la victoria del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936, que suponen la vuelta del gobierno de la Generalitat, encarcelado desde octubre de 1934, Chaves Nogales ofreció en Ahora, una visión amplia del caso catalán a través de un grupo de ocho reportajes que se inició exactamente el 26 de febrero con el gran titular «¿Qué pasa en Cataluña?», y que compone el grueso de esta edición que publicaba Almuzara en 2013.

Hemos hablado de Chaves Nogales otras veces en el blog, en la entrada mártires, banderas, sentimientos, símbolos, pero conviene releerlo de vez en cuando, porque casi nada es nuevo. Como cuando recordábamos otras palabras de Chaves, en la entrada titulada Solsticio de invierno. Quizá esa mirada desprejuiciada y lúcida nos ayude a entender un poco más algo de este carajal de ahora... No lo olviden: "todo está en los libros", como cantaba Vainica Doble.

Manuel Chaves Nogales nos describe el triunfal regreso de Companys desde la cárcel (Ahora, Madrid, 3/3/1936)





Dos salvedades respecto a lo que tenemos ahora: el "equipo A" es inexistente por el momento (y aunque existiera, da igual) y el "equipo B" que mandan al Congreso es, a día de hoy, manifiestamente mejorable (Rufián y Tardà). Y una pequeña diferencia: en 1936 los parlamentarios del "equipo C" cobraban "mil pesetillas mensuales".

Manuel Chaves Nogales nos describe el parlamentarismo catalán de entonces (Ahora, Madrid, 8/3/1936)


miércoles, 14 de febrero de 2018

Guardiola: a Gran Uribe no le pasará eso

Mire, señor Guardiola (Herr Pep), por si nos sigue. A usted no le pasará nunca eso de los Jordis que tan triste le pone, de la misma manera que a Gran Uribe tampoco. En efecto, este modesto bloguero está en condiciones de asegurarle que a él, a G.U., no le pasará eso porque suele cumplir las leyes que nos obligan a todos, incluso las que no le gustan, aunque no descarta que le puedan suceder todo tipo de adversidades, claro.

El discurso que mantienen sujetos como usted hace mucho daño, sobre todo a la gente más inculta, esa que solo se nutre del fútbol, y a toda la gente dispuesta a creer lo que les digan los mediáticos gurús de turno. Y, de paso, a todos los que soportamos estoicamente esta basura plagada de tergiversaciones y de mentiras desde hace años.

Guardiola llora desconsolado por la prisión de los Jordis


Usted vende que eso les ha pasado a dos pacíficos viandantes que solo pedían votar, y que han sido detenidos por un capricho de la policía franquista y encarcelados por jueces corruptos, lacayos del régimen dictatorial de Madrit. Por tanto, nos puede pasar en cualquier momento a cualquiera de nosotros, algo que quizá no se lo crea ni usted.

Gran Uribe conoce a testigos presenciales de lo que pasó aquel día de autos (el infame secuestro de la funcionaria judicial a instancias de los dos Jordis y el festivo destrozo de los coches de la guardia civil). Se trata de gente objetiva y fiable que le asegura que aquello... de pacífico no tuvo 'nada de nada' ("überhaupt nichts", dicho en un idioma que usted conoce bien, ya que ha estudiado a los filósofos alemanes, o eso dice, aunque no lo parece).

G.U. sabe perfectamente que a usted no le pasará eso nunca. Pero, como tipo listo que es usted, quizá comprenda que a cierta gente baqueteada en procelosas aguas, esa que "ya ha pasado el Cabo de Hornos aunque no luzca pendiente que lo acredite" (parafraseando a Graciano Palomo), pueda llegar a parecerle, quizá erróneamente, que usted es un cínico, un fariseo, un sujeto espabilado y tramposo que con sus lágrimas de cocodrilo se está intentando labrar la futura presidencia de la Generalitat para cuando deje el fútbol, visto que no está claro quién ha de ocuparla. Si fuera así, muy edificante todo ello. "Y hasta aquí puedo leer", como decían en "1,2,3, responda otra vez" o el susodicho Palomo.


martes, 13 de febrero de 2018

Kafka (Proceso, Metamorfosis) y el sueño colectivo

Un poco relacionado con lo que decíamos ayer acerca del 1-O, nos encontramos lo que escribe Lluís Bassets en su blog, un tipo inteligente, culto, con espíritu crítico y por ello muy denostado en las redes (no es el único), en una entrada titulada Siempre Kafka: ahora la Metamorfosis.

[...] «El estado de debilidad en que ha quedado Cataluña tras el desenlace del Proceso es extraordinario. Los protagonistas de la hazaña, más bien fechoría, todavía no se han dado cuenta, pero la pérdida abarca incluso objetivos perfectamente autonomistas e integradores. La reforma de la Constitución, la idea de un pacto fiscal, la posibilidad de un reconocimiento de la singularidad catalana, hipótesis propias de la tercera vía, denostada tanto por el independentismo como por el uniformismo, son posibilidades más remotas hoy que ayer, sobre todo porque Cataluña ya no pesa en Madrid y se encuentra dividida en casa, y están ausentes las dos condiciones que han permitido todos los avances a lo largo de un siglo y medio de catalanismo.


[A partir de una viñeta de El Roto (30/1/2018)]
Lo único que mueve al independentismo y que le lleva a las urnas con buenos resultados es su incapacidad para enfrentarse con la realidad de la derrota catalanista auto infligida. Seis años de tergiversaciones, promesas incumplidas y mentiras flagrantes solo pueden seguir tapándose con más tergiversaciones, más promesas incumplidas y más mentiras flagrantes. Es la única manera de volver a votarlos y seguir todavía movilizados: cerrando los ojos a la verdad. Este es el momento del nuevo Proceso, que permite las extravagancias de la diarquía, las presidencias simbólicas, los gobiernos en el exilio y las repúblicas del aire instaladas en Bélgica

Todos estos castillos de cartas se aguantan con un solo cemento, incluso electoralmente, y este cemento es de nuevo un relato, otra fantasía narrativa sobre un referéndum de autodeterminación celebrado a pesar de la represión del Estado, una república pacífica proclamada que ha de eludir la violencia estatal, unos patriotas resistentes que tienen que elegir entre la cárcel y el exilio... y aún no ha terminado y seguirá, porque la justicia tiene mucho trabajo por delante y va para largo.

Y a la vez, ningún objetivo que no sea conservar el poder todavía mantenido, ninguna dirección que no conduzca a perjudicar al Estado, ninguna estrategia que no sea minimizar los daños en los patrimonios y las personas como resultado de sus responsabilidades penales. Todo bastante y suficiente para una ONG o por una comunidad religiosa, pero políticamente muy inconsistente para gobernar un país, como tendrá que hacer al final la mayoría independentista.




Hasta ahora, era el Proceso (Der Prozess), ahora es la Metamorfosis (Die Verwandlung), la transformación del movimiento independentista en mera asociación anti represiva y defensiva. Pero siempre, Kafka. ¡Pobre Kafka!, ¿qué culpa tiene?



La verdad es que sí. Kafka no tiene la culpa del embolic en que nos han metido y del que no sabemos si podremos salir. Para conseguirlo han utilizado a la gente introduciéndola, sin reparo alguno y por intereses espurios, en un sueño colectivo. Gran Uribe está totalmente de acuerdo con Francesc Cornadó, un colega, cuando señala en su blog, en una entrada titulada Un sueño colectivo:

«Un sueño colectivo solo se consigue a base de manipulación, se logra con la utilización de los medios de comunicación, enajenando a toda la colectividad y prometiendo arcadias felices. Si el sueño individual es una ilusión privada y una manera de pasar el rato, en el sueño colectivo es un peligro. Es o un delirio o una trampa tendida por el cabecilla ya sea un caudillo o un político de medio pelo. Todo un pueblo soñando constituye una masa enardecida que por poco que se la incite inicia una estampida peligrosa. En medio de una masa de soñadores es imposible la reflexión. [...]

Y añade al final:

»Cuando un sueño colectivo se convierte en programa político constituye una amenaza, un peligro cuyos resultados conocemos. Dolor y muerte. Un sueño colectivo convertido en un programa de gobierno es una trampa para esconder corrupción y estafas de pasado o para ocultar intereses inconfesables del futuro. Engaños, estafas e intereses del líder de la manada».

La nieve (poca) llega a Barcelona (2)

Fotografía de Alfons Puertas (12/2/2018)
Fotografía de Alfons Puertas (12/2/2018)

lunes, 12 de febrero de 2018

Dinamarca del Sur (o Kurdistán iraquí)

Como ya deben de saber a estas alturas, si están ustedes mínimamente informados, un tal Luis (sin identificar a día de hoy) compró 10.000 urnas en China, que se entregaron en el puerto de Marsella a fines de julio para ser distribuidas por los esforzados socios de la ANC. Y, mientras tanto, los espías del CNI... "in albis". [¡Enhorabuena, avispado Zoido! (te hubieras ahorrado hacer el ridículo el 1-O y poner a la Guardia Civil en esa desagradable situación, tan bien aprovechada por el procesismo]. Este es el gran éxito: haber conseguido "enganyar l´Estat" (trilero Mas dixit) una vez más. Y por si no lo estaban (informados), aquí tienen lectura para ponerse al día. No es una novela de espías (mala), pero podría llegar serlo (también lo de Fuigdemont en Bruselas... "tela marinera").

O un episodio de "Mortadelo y Filemón, Agencia de Información". Si hasta Gran Uribe había vaticinado en junio (un mes antes de su llegada a Marsella) cómo serían las urnas, en la entrada Balón de oxígeno para el procés.



Abrimos paréntesis. [Puede parecer frívolo este asunto, Gran Uribe lo toma así también; no perdamos el sentido del humor pero tampoco nos despistemos: lo que pasó el 1-O, que hubiera podido no pasar o ningunearse, tuvo bastante incidencia en el resultado electoral y, por ende, en lo que sufrimos ahora. También en la utilización que se ha hecho de esa fecha de cara al imaginario colectivo (lamentable impresión que se han llevado en Europa por esa chapuza, justificación de cara a la galería del descenso del turismo y de las inversiones en Cataluña, cambio de nombres de calles y plazas —del "1-O"—, manipulaciones diversas a los zagales en los colegios, mofas en las rúas de carnaval, etc.)]. Cerramos paréntesis.



Refieren Laia Vicens y Xavier Tedó en su libro "Operació urnes" (prólogo de A. Bassas y financiado por Pepet i Maria):

«Luis escoge el mismo modelo de urna que el del referéndum —tampoco acordado— del Kurdistán iraquí que tiene lugar en las mismas fechas. [...] Se incorpora el adhesivo con el símbolo de la Generalitat. Curiosamente, la palabra Generalitat no aparece. Es un elemento que pasa desapercibido, pero que tiene una gran importancia simbólica. ‘Si tienen que ser válidas con la República, ya no pondrá Generalitat porque seremos un estat independent’, argumenta Luis. La decisión la adopta él sin consultarlo con el núcleo político que coordina el referéndum. [...] Por si se necesitan, todavía hay otro juego, de 6.500 unidades, escondido en el Principado».

Referéndum del Kurdistán iraquí (18-O) / Referéndum de Catalonia (1-O)

"Buenos días" desde Barcelona

Con una buena foto desde el Tibidabo. Casi podría ser una acuarela...

Barcelona (12/2/2018) / Fotografía de Alfons Puertas





Y desde Madrit...

Madrid (12/2/2018) / Fotografía de Rubén del Campo


domingo, 11 de febrero de 2018

Es el mercado, amigo

«Ese amontonamiento que ven, ese desorden, esa barahúnda, esos fardos cargados a la espalda de unos bultos, esa indiscriminación, esa falta de individualidad, todo ese revuelto, en fin, todo ese hacinamiento tan cruel como parece, es mera biología al servicio de una economía animalizada, en la que resultaría imposible hallar trazas de pensamiento racional. Los volúmenes de debajo corresponden a otros tantos cuerpos de mujeres que cada día atraviesan la frontera de Marruecos con Ceuta para adquirir bienes que, embutidos en las mallas, trasladan luego a Marruecos para revenderlos con un margen de beneficio equis.

Fotografía de Joaquín Sánchez Quino

»Cada día de sus vidas, estas mujeres madrugan para hacer cola a las puertas del Tarajal, pues así es como se conoce esta frontera cuya actividad evoca la de un hormiguero. Observen, si no, la relación entre el tamaño de los cuerpos y el de los fardos para entender por qué el valor de estos seres humanos está calculado en función de sus capacidades biológicas, es decir, a partir de los kilos que sean capaces de pasar por el estrecho agujero de reloj de arena (el reloj de arena de la Muerte) que une el primer mundo con el tercero.

Como es lógico, de vez en cuando, y dada la desproporción brutal entre la cantidad de porteadoras y las estrecheces de los ojales fronterizos, se producen avalanchas en las que perecen dos o tres o cinco porteadoras de las que ni siquiera llegamos a saber sus nombres porque a lo mejor ni lo tienen. ¿Duro? Pues la verdad, sí, pero, como decía uno de los cerebros más brillantes de su generación, es el mercado, amigo».

Juan José Millás, El mercado ataca de nuevo, EL PAÍS SEMANAL (11/2/2018)
 
Célebre frase de Rodrigo Rato (R Punto Rato, diría Pablo Iglesias), pronunciada en el Congreso de los Diputados

Leer es entrar en un mundo de horizontes infinitos

Viñeta de Liniers / (EPS; 11/2/2018)
Hagan caso a Gran Uribe: gradúense bien las gafas, escojan una buena novela, busquen tiempo y espacio, como el sofá de Liniers sin ir más lejos, y sumérjanse en la lectura. Javier Marías y su "Berta Isla" es una buena opción, pero más vale estar un poco habituado a leer si deciden adentrarse ahí; aunque hay otras posibilidades, no inquietarse.

Ayer cerró definitivamente la librería Vara de Rey, en Ibiza. Se ve que esto de la lectura no vende, es algo del pasado. En efecto: tema "vil metal", descenso en las ventas, presión inmobiliaria, nuevos bares y terrazas que quieren abrirse allí favorecidos por la peatonalización del paseo, ya saben. Hablamos de eso hace unas semanas. El caso es que ayer daban todo a mitad de precio y no quedó ni "la enclavación", como dicen en Lorca. Grandes colas, casi bofetadas para llevarse lo que poco quedaba y todo arrasado. Gran Uribe lo ha visto en foto y no ha podido evitar sentir cierta angustia.

Último día de la librería Vara de Rey, en Ibiza  (11/2/2018) / (Fotografías de Vicent Marí)
Una ruina para los lectores, por supuesto, y también para escritores, editores y para todo lo que mueve la lectura. También para la historia y el pulso de una ciudad no muy sobrada de alicientes culturales (próxima cita: Teatro Pereira). Pero hay que levantarse y seguir en ello, no cejar en el empeño. No tengan mala conciencia pensando que, cuando leen un libro, están hurtando todo su tiempo a sus labores cotidianas más perentorias; nunca será tiempo perdido. Palabra de Gran Uribe (G Punto U Punto).

Y, como remate, lean lo que dice Carlos García Gual, escritor, catedrático, traductor y ocupante del sillón I de la RAE (un tipo 'leído y escribido'), en una entrevista que le hacen en EL PAÍS SEMANAL (EPS) de hoy:



sábado, 10 de febrero de 2018

Lo que está ocurriendo en Cataluña

Gregorio Morán
[...] «Lo que está ocurriendo en Cataluña no tiene nada que ver con ETA pero tampoco con esa falacia de "la revolución de las sonrisas", porque hasta los graciosos de turno se han vuelto agresivos. Una disidencia en la Cataluña de hoy tiene un precio de violencia, y ahí están las agresiones a personas, a medios de comunicación, o los despidos. ¿Se acuerdan de cómo empezó el caso Palau? ¿Acaso fue la ciudadanía, o los partidos, no digamos ya los medios de comunicación, los que sacaron a la luz la estafa? Punto por punto, como el PP, con la diferencia de considerarnos la tribu preferida de los dioses. La salud democrática de una sociedad se mide por sus silencios tanto como por sus mentiras; aquí y en Sicilia.

Nosotros estamos viviendo las secuelas de un golpe de Estado fallido. La cesada Generalitat se saltó la legalidad, no sólo la del Estado sino la suya. Causa pasmo la desvergüenza del detenido y subvencionado presidente de la ANC, Jordi Sànchez, cuando a preguntas del juez admite que era consciente de que incluso la pantomima de referéndum en cajas chinas era ilegal y que esperaba que sus consecuencias fueran las de todas las actuaciones ilegales anteriores, es decir, ninguna.

Lo que mucha alma cándida del diálogo y las sonrisas con lacito no capta es que de triunfar los talibanes del independentismo tendríamos que ir al exilio. Lograron echarnos de nuestros trabajos con un eco social nulo. No éramos de la tribu y ellos respetaban la omertà. En definitiva consideraban que estábamos ante una demanda social, la de la exclusión y el reparto entre los jefes de la manada. Nada hay más diferente a un político en la cárcel que la figura del preso político. ¿O se creen que iban a tener piedad alguna hacia el adversario doméstico?

Volvamos pues al punto clave. ¿A qué llamamos ahora dialogar? A conseguir una tregua en una pelea que ellos iniciaron y en la que se sienten perdidos y derrotados. Vivimos en el Estado más corrrupto de Europa occidental, con una clase política que parece haber hecho un casting de incompetencia —cada vez que escucho a Zoido, supuesto ministro de Interior, me tiemblan las carnes o me da el vómito— ¿pero qué decir de los sórdidos Turull, los Tardà y sus trabalenguas, o Puigdemont, el hombre que ha soñado ser emperador de Barataria? No me ensaño con Junqueras y su apelación a la Virgen María como argumento de bondad ante la marrullería de cómo preparó el golpe fallido. Ni siquiera alcanzan a jefes mafiosos de la tribu, sólo sicarios crecidos en el oasis pujoliano, del que esperaban salir exitosos y con patrimonio.

¡Cuánto mejor hubiera sido una campaña! ¡Amnistía para Pujol y familia! Seguida de una coda, "¡a ninguno le cabía imaginarlo y eso que llevaban años trabajándolo!". El pueblo, digan lo que digan los libros que escriben los amanuenses, no tiene casi nunca razón cuando elige a sus líderes, pero los soporta muy bien si saben repartir las prebendas entre la tribu.

No hay otra alternativa que volver a empezar, limpiar lo más llamativo y taparse la nariz por los olores que desprenden las barretinas y el Estado. Nunca tuvimos suerte en esto de la política; siempre nos tocó movernos entre basuras».



Carnaval y Día Mundial de las Legumbres

Gran Uribe en Carnaval (carnaval de 1953, según nvts)
[Valera, fotógrafo; Mayor de Gracia, 158; Barcelona]
Garbanzos con espinacas, bacalao y huevo duro, para celebrar la Cuaresma (empieza el día 14) y el Día Mundial de las Legumbres (hoy)
[granuribe50 / (10/2/2018)]
[Receta (2p): Un frasco de garbanzos con espinacas de CIDACOS; un poco de bacalao desalado de Condis (enharinar y freír); un huevo duro a cuartos; un vasito de caldo Aneto (puede ser Gallina Blanca). Juntar todo y hervir un rato].
(Grado de dificultad: bajo)



Un consejo del "cocinillas":
Se puede añadir a un sofrito de ajo, pimiento, cebolla, etc. En ese caso... ¡miel sobre hojuelas!


viernes, 9 de febrero de 2018

La "portavoza" es una "carga pública"


Irene Montero, una "carga pública"
La "portavoza" de Podemos, Irene Montero, es una diputada que, como tal, ejerce un cargo público, por no decir una "carga pública", que también lo es. Ella ha puesto de moda esa palabra, sin duda con ánimo de que se hable de su partido, un poco en decadencia. Ya lo hizo su declinante jefe y novio, Pablo Iglesias, con lo de "M Punto Rajoy", en alusión a los famosos papeles de Bárcenas. Y antes que ellos, algunos miembros (y miembras) del PSOE, partido en el que ha caído muy en gracia este neologismo, claro. A uno de ellos, un sujeto del que G.U. no quiere acordarse (aunque sí recuerda que traicionó a Pedro Sánchez), es a quien caricaturiza José Mota, como mostramos en el twitter anterior. Y a lo de la "M Punto Rajoy" y "portavoza" se refiere Juan Cruz en su columna titulada Viejos neologismos hispanos, del que reproducimos la parte final:

[...] «Ahora ha saltado de las redes a las redes parlamentarias una famosa apócope (una inicial y punto): el nombre propio del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy Brey. Como quiera que en unos papeles incriminatorios aparecía esa inicial seguida de un punto y el primer apellido, el líder de Podemos ha decidido trasladar a sede parlamentaria el tan conocido recurso. M Punto Rajoy.

Fragmento de "Los papeles de Bárcenas" en el que figura M Punto Rajoy y R Punto Rato 

Y acaba Juan Cruz:

»Este tipo de recursos termina siendo el discurso mismo. La reiteración acaba con el efecto del recurso, reduciéndolo a gracieta de charla de sobremesa. Y por ahí va la gracieta como si con ella se fuera a derribar a MPunto.

A estas maniobras de distracción de la audiencia parlamentaria se une ahora un neologismo más cercano a las equivocaciones del jardín de infancia que a las ocurrencias que se esperan de quienes tiene como oficio hablar en público. Me refiero al neologismo portavozas. Si este último es el precio que se ha de pagar por hacerse un hueco en la historia del habla en el Parlamento, es mejor el silencio que tal ruido».
Algunos de los cargos públicos y de las cargas públicas de Podemos


jueves, 8 de febrero de 2018

El favor que le hizo el trilero al prófugo

Salvador Oliva, El pitjor dels favors / Quadern, (suplemento de El País) / 8/2/2018

Traducción

El peor de los favores

«Hay una Cataluña pratiotera (que no patriótica), cristiana (pero solo de puertas afuera) y analfabeta (porque, en vez de interesarse por la cultura, la pone a su servicio). Esta Cataluña cristalizó con el pujolismo, y estos tres ingredientes explican que Convergencia fuera el partido de los negocios y el latrocinio.. "Lo ha pagado muy caro", dice Artur Mas, "porque se ha tenido que autodestruir". No es cierto: solo se ha cambiado de nombre dos veces; son, por decirlo según el famoso dicho, "los mismos perros con diferentes collares".

Artur Mas la heredó y se sentía como pez en el agua; pero las CUP le obligaron a dar el famoso "paso al lado". Y entonces cometió el mayor error de su vida (¡que ya es decir!): escoger a Puigdemont. Hoy resulta evidente que solo conocía de él su idea fija de la independencia, una idea compartida, porque se debía de imaginar que la independencia ya era suficiente para exonerar a la familia Pujol, para librarse del poder judicial español (ergo: continuar haciendo negocios), y para dejar de ser investigado, multado e inhabilitado. Ahora bien: las imaginaciones políticas, si no están basadas en la realidad, son muy peligrosas; pueden llegar a hacernos pensar que, con una mayoría insuficiente en el Parlament, se pueden romper las leyes y cargarse la autonomía, la Constitución y el Estado de derecho. Y así lo hizo, y el resultado ha sido el de un desastre económico considerable, una fractura social que durará muchos años y la crisis política más grande desde el golpe de Estado de Tejero. Escoger a Puigdemont ha producido el mismo resultado obtenido por el aprendiz de brujo, y tendrán que pasar muchos años para que Cataluña pueda volver a ser lo que fue.


[Laurie Dieffembacq (AFP) / Santi Orúe /granuribe50]
Cuesta entender que que un deseo interesado e irracional de unos políticos irresponsables haya desembocado en una paranoia colectiva, que por suerte no es mayoritaria. Pero si en Alemania pasó en un grado mucho más bestia, no es raro que ahora pase aquí. Una explicación, que no es la más importante, es el hecho de que el poder despierte muy a menudo a la bestia dormida que todos llevamos dentro y que con frecuencia genera servilismo en un gran parte de la población. Cuanto más poca cosa son por dentro los políticos que obtienen el poder, más espacio tiene la bestia para desarrollarse. La bestia les crea siempre una imagen idealizada de sí mismos, y cuando se miran al espejo, solo ven a un ser todopoderoso. Puigdemont fue un estudiante de Filología Catalana que no acabó la carrera, un periodista gris y un político nefasto, pero el poder lo convirtió en un gigante poderosísimo. 

Finalmente, se ha creído que es Napoleón, y ha decidido irse a vivir a una gran mansión de Waterloo, mientras sus compañeros están en la cárcel. No sé si sabe que este es el lugar desde donde vivirá, tarde o temprano, su derrota definitiva. Artur Mas, pues, puede estar contento: le ha hecho el peor de los favores que se pueden hacer a una persona».


La nieve (poca) llega a Barcelona


Playa de Nova Icària, de Barcelona
[Fotografía: Albert García (8/2/2018)]
Playa de Nova Icària, de Barcelona
[Fotografía: Albert García (8/2/2018)]

Mediterráneo, Qué va a ser de ti; Joan Manuel Serrat (1971)

Por cierto, ahora que vemos a esa figura de la fotografía, paseando a su perro por la nevada playa de Barcelona con su impermeable amarillo (¿partidaria de los Jordis, quizá?): hoy hace 47 años que Joan Manuel Serrat lanzó "Mediterráneo" (1971). '¿Por qué esperar tres años para celebrar el 50 aniversario de ese disco?', '¿Por qué no hacerlo ya?'.

Esas pequeñas cosas se preguntaba Serrat esta mañana, al anunciar que ha decidido volver a salir a la carretera y a cruzar los mares porque, con 74 años, tiene claro que 'el plazo se va acortando' y que la vida 'es finita y delicada', en una gira que se centrará en las diez canciones de ese mítico LP: "Mediterráneo", 'Aquellas pequeñas cosas", "Pueblo blanco", "Qué va a ser de ti", "Lucía", etc. Ojalá que le vaya bonito, como decía la gran Chavela Vargas...

¡Ah! También ha hablado de la actualidad del procés. Dice que es "una feria del disparate" (sic). Cualquier día, una turbamulta, encabezada por ese bilioso Torquemada llamado Toni Albà, quema sus fotos y sus LPs (en castellano) en la plaça de Sant Jaume. Total, por verbalizar en público lo que en la intimidad piensan muchos. Además, habla de Tabarnia. Por cierto: empieza su gira en abril en Madrid porque en Barcelona no tenían sitio para él hasta diciembre...



miércoles, 7 de febrero de 2018

¿Una "mantenida" en Bruselas?

Tot Barcelona, siempre tan filosófico, le dirige en su blog una carta de tipo retórico a Aristóteles, con ocasión de los últimos hallazgos del procesismo, a saber: una "presidencia virtual" radicada en el chaletito de la c/ Waterloo, en Bruselas, encabezada por Fuigdemont (y avalada por una extraña "asamblea de electos", que recuerda bastante a los inventos de cierto abertzalismo, o de  Chávez y Maduro, por cierto) y la "presidencia operativa", situada en Cataluña.

Rescatamos un fragmento de esa carta a Aristóteles, titulada ¡Ayyy¡ Aristóteles, con esto no contabas!:

El prófugo ha recuperado la sonrisa / (Fotografía: La Vanguardia)
«Las visitaste todas. Así, Monarquía, República, Oligarquía, Tiranía y Democracia son gobiernos legítimos, solo depende de la clase de sociedad.

Hay un denominador común, aquel de: "No puede mandar quien no ha aprendido a obedecer", según tus palabras en el mismo libro.

He buscado, buscado, mirado y remirado, y a lo único que te has aproximado (y mira que habían Polis) es al gobierno de Esparta, compuesto por 2 Reyes, 28 Gerontes (ancianos de más de 60 años), y 5 Éforos (legisladores), pero nada parecido a 2 Presidentes, uno virtual y otro "operativo" en el hemiciclo».



Bien, no despistarse. Parece ser que "nuestro hombre en Bruselas", Fuigdemont, no le hace ascos a este invento; la prueba del nueve es que ha recuperado esa sonrisa, un punto bobalicona, que parecía perdida desde aquellos patéticos WhatsApps dirigidos a Comín durante la conferencia virtual en Lovaina, de la que ya nos hicimos eco en estas páginas. No parece desagradarle en absoluto el papel de "mantenida" (o de "querida", hablando en plata). Como todos están deseosos de volver a comer caliente y pisar moqueta, es más que probable que esta grotesca idea llegue a puerto.

Lo que ignoramos a día de hoy es quién financiará los gastos generados con esta chapuza (una más): ¿será también el fabricante Matamala, ese sujeto que se dice que ha pagado de su bolsillo durante tres meses el hotel "Husa President Park" que ha ocupado hasta ahora nuestro prófugo de cabecera? Por cierto: ¿a cambio de qué favores o servicios?

Leamos una vez más a Albert Soler, uno de los tocacollons más activos, en su artículo La nostra mantinguda:

«La propuesta de un presidente oficial en Barcelona y uno simbólico en Bruselas es ideal porque refleja el carácter catalán, la tradición de tener una esposa oficial y una mantenida. La primera en casa y con todos los papeles en regla, la segunda muy lejos y haciéndole creer que sí, que te quiero mucho pero de momento lo nuestro no puede ser, tal vez de aquí a un tiempo, de hecho con mi mujer no estoy bien, un día de estos le pido el divorcio, te trataré como una reina, etc. Lo que sea necesario para engañarla y que no se cabree. Lo primordial para los catalanes, ahora, es casarnos vía investidura con una pubilla que contente a todos, sobre todo a los parientes de Madrid. A Puigdemont ya le montaremos en Bruselas una mercería, como se ha hecho toda la vida, o cualquier otro negocio para que parezca que se gana la vida y salvar las apariencias.


Fuigdemont, bajando por la escalera del chalet en c/ Waterloo 34, de Bruselas
[Laurie Dieffembacq (AFP) / granuribe50]
Es básico que la mantenida se crea imprescindible, llamar de vez en cuando para pedirle su opinión sobre unas cortinas que la señora quiere poner en el comedor o sobre qué estrategia política seguir. Después no le haremos ni puñetero caso, pero la llamada ya habrá satisfecho suficientemente su ego. Y si en lugar de ponerle un pisito con lavavajillas, le tenemos que poner un chalet de 4.500 euros al mes, se le pone. A las mantenidas es mejor tenerlas contentas, porque si no, terminan montando escándalos y al final salen más caras.

Simular que sin ella no podemos vivir es regla de oro para tenerla feliz. En el caso de Puigdemont no costará nada, porque realmente se lo cree. Sólo hay que decirle una vez que nuestra vida, la de los catalanes, no tendría sentido sin él. Sonreirá melosamente y con los labios imitando la ternura de los rumiantes pronunciará las tres palabras mágicas, que ahora ya no son «te quiero, chato», como en el caso de las mantenidas de antes.

- Ya lo sabía.

Y feliz como unas castañuelas. Una mantenida feliz puede dedicarse al dolce far niente, desde ir de compras a hacer discursos por skype, y a nosotros nos entretiene en momentos de tedio. Sí, claro que se le deben hacer regalos, pero basta con unas bragas Dior o una manifestación con globos amarillos. Las mantenidas con cualquier cosa se conforman, sólo quieren vivir bien».